miércoles, junio 28, 2006

entrevista a... Miguel Catopodis


composición con foto, por Federico Diaz Mastellone


1| ¿Cómo te definís... un diseñador tipográfico, un diseñador gráfico más volcado al campo editorial, o te interesa todo lo que tiene que ver con el diseño, como el packaging, por ejemplo?

A ver, me inclino por la segunda opción, siento preferencia por el campo editorial. Pero te confieso que para llegar a este punto, necesité atravesar varias etapas. Cuando comencé a trabajar en Diseño realmente no lo tenía muy claro, simplemente me limitaba a responder, lo mejor posible, a los requerimientos de mis clientes. Lo positivo era que los pedidos de las empresas eran de naturaleza diferente y esto me llevó a experimentar en distintos campos del diseño. Esta exposición, esta suerte de desafío permanente te termina formando como profesional. Después trabajé durante algunos años en el desarrollo de la identidad y la comunicación dentro del Mercosur, de firmas internacionales tales como Marshall, Gibson y algunas otras, reconocidas dentro del mercado musical. Fueron buenas experiencias. Luego en 1999, junto con Diego Zeballos, fundamos masmedia un estudio dedicado a brindar soluciones en Internet.
Sin embargo, siempre tuve un enfoque de Diseño centrado en la Tipografía: creo que esa fue la constante a lo largo del tiempo. El diseño para libros, revistas, periódicos, sus versiones on-line otro tema apasionante y, por supuesto, el diseño tipográfico, son las áreas que ocupan mi atención en este momento.

composición con sección de homepage de masmedia, de www.masmedia.com.ar, por Federico Diaz Mastellone


2| ¿Sentís que cambió el rol del diseñador en nuestra sociedad desde los comienzos de la carrera (allá por los 80´s) a la actualidad? Y la sociedad, ¿tiene otra visión hoy de lo que es el diseño gráfico?, ¿qué rol le adjudicás a la cantidad de estudiantes, egresados de las carreras de diseño y a las asociaciones de diseñadores que se fueron organizando?

Es difícil dar una respuesta que englobe todos estos aspectos. Lo cierto es que existe en Argentina una larga tradición en materia de Diseño, quizás no del todo reconocida. Entonces no se llamaba Diseño Gráfico o Comunicación Visual como en la actualidad pero, en fin, sabemos que los paradigmas cambian a lo largo del tiempo. Muchas veces se señala el nacimiento de la carrera en la UBA como el origen mismo del Diseño en nuestro país, y no es así, se trata de una interpretación histórica parcial. Pero sin duda surgió, a partir de aquel momento, una cantidad importante de egresados de las carreras de Diseño (de todo el país) que salió al medio y cambió la manera de concebir la actividad. Esto dio lugar a una nueva mirada sobre el Diseño, más profesionalizada, que pronto fue acompañada por cambios tecnológicos brutales. Fijate que el advenimiento de la era digital (junto con las primeras computadoras personales), provocó un antes y un después en la práctica de la profesión, coincidiendo con el auge de las carreras de diseño. Fue una suma de movimientos y de allí la confusión. Es saludable para cualquier disciplina reconocer su esencia al margen de los sistemas tecnológicos y educativos vigentes. Es que tanto la práctica cotidiana como las premisas mutan a través del tiempo. En la actualidad, percibo que se afianza una tendencia a la especialización, es decir, al desarrollo profesional en campos específicos del diseño. No obstante, así como existen los buenos médicos clínicos, creo que siguen habiendo muchos diseñadores “generalistas” que brindan muy buenas respuestas, aunque a un costo considerable. Por costo me refiero a que deben enfrentar las exigencias de estar actualizados en diversas áreas, ver por ejemplo las diferencias entre packaging y diseño de interfases.

En cuanto a las asociaciones, posiblemente coincidamos, hay mucho por hacer en lo que atañe a la valorización de la profesión en la sociedad, la difusión de la información, la generación de espacios de debate y el estrechar vínculos entre colegas, que son fundamentales para el crecimiento como actividad profesional. Como ves, ni siquiera mencioné la organización de concursos, que es otra de las posibles funciones de una asociación. En Buenos Aires conocimos a la ADG, pero lamentablemente el proyecto no arribó a buen puerto. Circulan varias explicaciones posibles sobre ese fracaso… Es complejo, y no se trata de echar culpas, pero lo cierto es que se produjo una grieta, un distanciamiento con los propios colegas a quienes se suponía debía representar, además de gestiones que no resultaron muy operativas y cierta crisis de representatividad, también presente en otras instituciones. Y vos, Federico, ¿qué opinás sobre las asociaciones? (risas)

A ver... aclaremos (para que no quede como un chiste interno, jaja). Con Miguel participamos en la udgba (la Unión de Diseñadores Gráficos de Buenos Aires). Lo que yo opino es que, en principio, en nuestro país hay una gran desconfianza hacia todo lo que sea "representativo" porque se lo asocia a clase política = intereses externos = corrupción. A eso yo le sumaría un poco de temor, heredado de la época de la dictadura militar; y también cierto individualismo hijo de una práctica profesional mal entendida... donde el diseñador gráfico sería algo así como un científico loco que se encierra en su estudio y concibe el diseño, como una fórmula mágica, aislado del contexto, el cliente, sus colegas, otros profesionales...

Por eso es tan importante construir un espacio colectivo, que nos contenga, que nos vincule y nos haga crecer como profesionales. Y eso implica participar, con ideas o aportes, acompañando lo que se está haciendo, mejorándolo si es necesario… De hecho, la Unión de Diseñadores Gráficos surge como un proyecto concreto para construir, finalmente, ese espacio que anhelamos todos los diseñadores.

3| ¿Hay un boom del diseño tipográfico en nuestro país... a nivel Latinoamérica? ¿a poco de concluir la Segunda Bienal de Letras Latinas, cuál es tu sensación interna de lo que se viene gestando?

Es verdad, hay un crecimiento considerable en lo cuantitativo, que seguramente en poco tiempo redundará en un crecimiento cualitativo. La Bienal Letras Latinas tuvo mucho que ver con este desarrollo. Es importante lo que está pasando. Muchos se preguntan si en Latinoamérica existe un estilo tipográfico propio, y algunas opiniones parecen confirmarlo. Es muy positivo para la región que tipógrafos y diseñadores de trayectoria, de distintos puntos del planeta, se interesen por nuestra producción tipográfica. Esto abre la puerta a la difusión y la comercialización de las fuentes en el resto del mundo. Muchos colegas ya están exportando sus trabajos a EE.UU. y Europa.


composición con tipografía Centuria, por Miguel Catopodis


Y con relación a esto último... ¡Qué momento personal el tuyo! ¿Cómo es esto de que vendiste la tipografía que estás desarrollado (la Centuria) aún antes de ponerla a la venta?

Bueno te agradezco, tus comentarios son muy generosos… Lo cierto es que Centuria no salió aún al circuito de comercialización, y todavía sigo produciendo nuevas variables. Sin embargo, como es posible ver algunas imágenes en algunos sitios, ya que por ejemplo presenté su proceso de diseño en T-convoca, me han contactado para solicitarla o bien para hacerme llegar comentarios sobre este trabajo, los cuales agradezco. El hecho de que mis propios colegas se muestren interesados en la fuente, ya de por sí es un reconocimiento enorme. Hace poco la adquirió el grupo editorial SM para utilizarla en próximas ediciones de libros.

composición con tipografía Centuria, por Miguel Catopodis


Bueno Miguel, creo que ya te robé demasiado de tu tiempo. Gracias por prestarte a la entrevista. Quedan muchas preguntas interesantes para hacerte pero te propongo seguirla en un futuro post.

OK... desde ya quedo a tu disposición para seguirla cuando quieras. Te agradezco la entrevista y aprovecho para saludar a los lectores de El Burlador. ¡Hasta pronto!

8 comentarios:

Pablo Cosgaya dijo...

Muy buena entrevista, colegas. Felicitaciones Fede por tu blog, que visito muy seguido.

Un saludo desde Rosario,


Pablo Cosgaya

FEDE dijo...

Hola Pablo...

Me alegro de que te haya gustado la mini-entrevista. Miguel es un gran gran diseñador y dueño de una humildad notable. La verdad es que fue un honor que se prestara a las preguntas.

Muchas gracias por el seguimiento.

Un saludo.

Angus dijo...

Muy buena la idea de publicar las entrevistas en tu blog. Mas acertada la idea de hacerla con dicha personalidad; que aparte de ser un gran profesional, es una gran persona y un gran amigo.

Hacia adelante "el burlador".....

Saludos.
Angus

pd: ...que lujo tener a Pablo Cosgaya comentando el post!...por favor!!...que nivel!!

FEDE dijo...

Gracias por el apoyo Angus...

Me alegro de que te gustara la entrevista. Desde ya que este blog está teniendo unos visitantes de lujo, te incluyo ;)

Un saludo.

Alexiev dijo...

Muy buen trabajo...

FEDE dijo...

Gracias Alexiev...

¡Qué bueno que haya sido de tu agrado!

Saludos ;)

Vero06 dijo...

Federico: quiero felicitarte por haber seleccionado para una de tus notas a esta gran personalidad que anda dando vueltas por el mundo del diseño que es " Miguel Catopodis". Por que, Miguel aparte de su aporte positivo en el diseño, en la docencia y como colega; es también un ejemplo de ser humano; con sus defectos y virtudes, pero conserva una humildad y respeto hacia los demás que no se encuentra a menudo en ningún ámbito.

Espero que continúes aprovechando este espacio y oportunidad, para transmitir y conocer a tantos otros “ catopodis” que debe haber en este mágico mundo del diseño comunicación visual.
Saludos, Verónica Angelastro.

FEDE dijo...

Si Vero, sin lugar a dudas Miguel es un diseñador fuera de serie y una gran persona...

Gracias por las felicitaciones y por el comentario :)

Un saludo para vos.