jueves, marzo 13, 2008

Merchandising del escándalo


composición con sección de fotografía, de www.clarin.com/diario/2008/03/13/um/m-01627598.htm


Según una nota publicada hoy (13 de marzo) en el matutino Clarín el caso del gobernador de New York se convirtió en un boom de ventas.


En menos de 48 horas los comercios se inundaron con remeras, tazas y prendedores con su cara, acompañada de frases como "Gobernador Erecto", "Cliente número 9" y "Servidor púbico". Eliot Spitzer, defensor de la moral durante toda su carrera, renunció ayer tras reconocer que pagó a una prostituta.

Es indudable que el momento político contribuyó en gran medida, no sólo para que saliera a la luz el caso, sino también para que se produjera su explosión mercadotécnica. Hay algunos procesos notables, por ejemplo: de cómo el consumo se constituye en una forma de afirmarse como sociedad (ante un suceso desestabilizador, consumo). Otra de las cuestiones es la del humor como forma de abordar un tema en principio tan serio como para costarle la renuncia a un gobernador.

Si cada acto ilegal de un político pudiera transformarse en un exito comercial, algunos países tendríamos garantizada una fuente de ingresos permanente :)

Gracias, Marcelo (¡!).

2 comentarios:

Juan Jose dijo...

Aqui en Republica Dominicana pudieramos vivir enteramente de algo asi!

Federico Díaz Mastellone dijo...

Jajaja, gracias Juan José...

y en Argentina... ni te cuento :P